El recorrido que os propongo es un "paseo" por el Parque del Alamillo, en Sevilla. Para los que no lo conocen les servirá de guía, y les animará a visitar esta zona de Sevilla. Para los muchos corredores que lo conocen, quizás las fotos tomadas al amanecer les animen a realizar la ruta desde otra perspectiva.

El recorrido es totalmente llano, salvo el desnivel desde el puente del Alamillo al Parque. En total son 2,5 kilómetros, aunque cabe la posibilidad de alargarlo. Las fotos que se acompañan son de un amanecer en los primeros días de invierno, a partir de las 8 de la mañana, con una magnífica temperatura de 10º y la promesa de un estupendo día de sol. Podréis comprobar que vale la pena madrugar para ver Sevilla con esta luz.


  Amanece en Sevilla, "ya clarea", como decimos por aquí. A esta hora la ciudad despierta y el ruído del tráfico ya es molesto, pero nuestro camino es privilegiado, ningún vehículo va a estorbarnos.
Rotonda de San Lázaro.

  Comenzamos nuestro itinerario al pie del puente del Alamillo, por el paso peatonal elevado que está entre sendas vías de tráfico.
Puente del Alamillo.

  Corremos hacia la base del puente, dejando Sevilla atrás. Terminado el puente comienza una bajada con varios tramos de scalera en el centro y rampas laterales (ideales para un día de fortalecimiento de piernas).
Sevilla desde el puente.

  Date la vuelta y contempla el puente clavándose en el cielo. Baja por las rampas laterales es más seguro.
Bajada del puente.

  Abajo del todo giramos a la derecha, buscando la entrada del Parque del Alamillo,que se ve a unos 200 metros. Arriba y a la derecha tenemos esta bonita vista de álamos al amanecer.
Carretera SE-30.

  Cerca de la entrada del parque podrás ver, si te vuelves, esta bonita estampa.
Puente del Alamillo.

  Desde el inicio hasta la entrada del parque hay 600 metros. Ya dentro del parque vemos cómo hacia el este va subiendo el sol. Sólo tenemos que seguir la calle que vemos, que es la vía anular del parque.
Amanece en el Alamillo.

  Seguimos por la calle principal, sin dejarla, poco a poco vamos girando hacia el oeste.
Parque del Alamillo.

  Hasta que vemos, al frente, la gran mole del Estadio Olímpico, sueño de una Sevilla olímpica.
Estadio Olímpico.

  Cien metros más adelante, el puente sobre el lago, con su colonia de patos. A lo lejos el puente del Alamillo.
Lago del parque.

  Bordeamos el lago, siguiendo un camino acerado hacia la izquierda. Hasta aquí, desde la entrada del parque hemos recorrido 500 metros.
Lago del parque.

  Dejamos la carretera y las aceras y tomamos un camino largo, mitad hierba, mitad tierra, que nos llevará a completar la vuelta y llegar de nuevo a la entrada del parque. Aproximadamente 800 metros.
Camino de vuelta.

  Salimos del parque por donde entramos y, de frente, volvemos buscando la subida del puente.
Salida del parque.

  Volvemos a las rampas y escaleras. Aprovecha ahora para apretar, son los últimos metros. Si el recorrido te ha parecido corto tienes varias opciones para alargarlo. Una de ellas es volver al parque y escoger otras rutas, saliéndote de la vía anular, encontrarás otros rincones dignos de admirar.
Subida al puente del Alamillo.

  También por vías peatonales, puedes seguir el meandro del río, hasta el Parque de San Jerónimo, donde verás el Huevo de Colón.
Meandro de San Jerónimo.

  O puedes seguir el Paseo Juan Carlos I, bordeando el río y pasando por debajo de los puentes de La Barqueta, Pasarela de la Cartuja, Cristo de la Expiración, Triana y llegar a la Torre del Oro... Toda Sevilla y el Guadalquivir para correr.
Paseo Juan Carlos I.