Después de que dejé de fumar en el 2001 (tenía 40 años y fumaba casi dos paquetes de cigarrillos al día) y luego de intentarlo muchas veces, hoy puedo decir que ¡¡lo he logrado!! Sin mucho deporte en mi vida de juventud, al dejar de fumar me comía todo, entonces un médico amigo me aconsejó hacer algo, porque si no quedaría como un trompo.

Un día, en el 2007, después de unos años de caminar y hacer algo de bicicleta, vi un cartel en la capital de Buenos Aires, de 10K NIKE. Llegué a casa y lo comenté a mi esposa y mi hij: "Voy a correr una carrera". La risa y el desconcierto fue total, pero la respuesta fue: "Si te gusta y podés..." Entonces allí empezó este corredor amateur.

La corrí en un tiempo de 58 minutos. Al cruzar la meta estaba Ana, mi señora, al abrazarnos lloramos como niños. La medalla por terminarla era como la de Oro en los Juegos Olímpicos. Desde allí, no paré más, vinieron todas las que pude correr, hoy estoy en los 10 km en 49 minutos.

Pero la siguiente meta era llegar a los 21 km y este año, con 49 de edad, se dio el 12 de setiembre en la media de la ciudad de Buenos Aires. Fue algo que no tiene explicación, la sensación de poder cruzar la meta sólo la pueden comprender los que vivieron algo parecido, por eso les digo a todos que no es imposible y lo dice ¡¡alguien que pudo!!

La terminé en 1 hora y 56 minutos, no fui el primero, pero seguro que el que más orgulloso y feliz estaba. Ana estaba en la llegada como la primera vez y la emoción volvió como aquella primera que corrí.

Al otro día, en el barrio, todos estuvieron pendientes como si hubiera ganado, me ven después del trabajo, entrenando por las calles, y todos me alientan a seguir. Mi madre, que ya tiene una edad (86 y que no se entere que lo digo, porque no le gusta, dice que hace años no cumple más), me llamó al móvil cuando terminé la carrera y fue la encargada de difundirlo en el momento con los vecinos, como si hubiera ganado. Y creo que GANÉ, dejé el cigarrillo, descubrí de grande este hermoso deporte, lo más lindo, me dio muchos nuevos amigos, como vos Luis de Corredores Populares, que sos un grande, nos escuchas siempre y nos subís todas las fotos que te mandamos. Tu página la dedicas a pleno a gente como yo, corredores amateur, y nos haces sentir como profesionales. Sabes que te aprecio un montón, como a tu familia, sos un gran amigo a la distancia, como digo siempre. Te sigo y te seguiré siempre, tu página es la mejor.

Ah, me olvidaba, el año que viene cumplo 50, y voy por los 42 km, ya se los contaré. Por eso, a entrenar y a correr para llegar. Será la emoción máxima para un humilde corredor.

Por eso, solo les quiero decir que se puede y que se van a sentir muy felices y nunca más lo podrán dejar de hacer, porque dejé un vicio que me estaba arruinando, el maldito cigarrillo, y me quedé con este hermoso vicio de correr, que es todo salud y felicidad. Quedamos muchas veces rotos, pero a no deprimirse, en pocos días pasa y volvemos al ruedo.

Gracias a todos por escucharme.

Ángel, un simple corredor amateur desde Buenos Aires. ARGENTINA