Me llamo María del Socorro Núñez, soy de Ciudad Juárez, Chihuahua, con orgullo les escribo mi experiencia en mi primer maratón y con la alegría de haberme colocado en el tercer lugar de mi categoría 55-59. Participé a mis 55 años en el maratón de Lala, en la ciudad de Torreón Coah., feliz, motivada y pregonando a los cuatro vientos que lo que uno se propone lo logra, no hay limites de edad , sólo es cuestión de disciplina y adelante.



Febrero
  Empezar algo siempre es difícil y mas cuando se trata de hacer ejercicio, bueno, pero siempre hay un inicio y yo hace 15 años tomé la decisión de hacer ejercicio, y porque mi peso ya era algo de kilos de más. Motivada por mi esposo a quien siempre le ha gustado el atletismo, más bien las carreras pedestres y la caminata. Pues bien todo este rollo es porque con tantos años participando en las competiciones de la localidad de 5, 10, 15 y 21 km; en carreras de El Paso (Texas); medios maratones; carreras de 10 km en la Ciudad de Chihuahua, y habiendo corrido ya como 7 u 8 medios maratones, tenía la inquietud de correr un maratón, claro que se me hacía como algo remoto, mas no quitaba de mi mente el deseo de correr los 42 km.

Siempre he dicho que el corredor que participa en las competencias y no ha corrido un maratón, el día que llega a hacerlo es como si fuera su graduación de la Carrera de corredor, es como la guinda del pastel, es la realización personal de terminar 42 km en una competencia. Así que manos a la obra y me inscribí en el maratón Lala en la ciudad de Torreón.

Y que se me llega el momento de participar en un maratón, tengo 5 semanas con un entrenamiento que lo bajé de Internet, de la página de Corredores Populares, elegí el Entrenamiento para Maratón del Club de Corredores de Argentina. Lo leí y que lo imprimo, le platico a mi esposo qué le parece, si lo llevamos a cabo y aquí estamos preparándonos día a día de acuerdo al entrenamiento. Motivada por participar en mi primer maratón, todavía no me lo creo, me estoy preparando mental, física y emotivamente. Voy a escribir tratando de explicar o describir cómo me va en esta aventura, todas las semanas de lunes a viernes entrenamos en el chamizal, según los kilómetros que toca recorrer y los sábados serán de distancia larga.

Sábado 18 de febrero. Fuimos al entrenamiento de 32 kms, mi prueba de fuego para ver cómo me voy a sentir en el maratón. Nos tocó un día frío, nublado, pero muy suave para entrenar llevando un paso de 6:30 minutos por kilómetro; lo hicimos por terracería. Llevamos agua, carbohidratos y muchas ganas de hacer un buen entrenamiento, ya que de ahí iba a saber yo cómo me sentiría en los 42 km. Corrimos hasta recorrer 1:47 horas y a regresarnos a donde iniciamos, para hacer en total 3:30 horas. Gracias a Dios todo bien, sentí el cansancio normal. Mi prueba de fuego fue superada, la pasé bien.

Sábado 25 de febrero. Nos tocó de entrenamiento 13 km, fuimos hacia el mercado de abastos y encontramos un terreno grande donde estuvimos corriendo hasta hacer 1:24 hora. El entrenamiento todo bien, el día caluroso.

Aquí estoy esperando esta última semana para que se llegue el gran día, ya el entrenamiento es leve, la carga de trabajo ya se realizó en las semanas anteriores, ahora solo queda esperar… esperar, me siento nerviosa, contenta, nerviosa de nuevo, total que se juntan varias emociones y sensaciones… Esperar… esperar… Pero de una cosa estoy bien segura, de que termino el maratón, lo termino, para eso me preparé físicamente, así que tres días mas de entrenamiento y salir hacia la ciudad de Torreón el viernes 3 de marzo y participar el 5 de marzo… Con el favor de Papá Dios todo saldrá bien.

Mi motivación son mis 5 nietos, voy a correr y cuando sienta cansancio voy a pensar en uno de mis nietos y me diré: “Estos kilómetros son por ti”. Y así sucesivamente, claro está que mi principal motivo y mi motor en mi vida y en las carreras es mi esposo, sin él yo no andaría en estos trotes; sin él no correría ni una cuadra; sin él estoy incompleta, no me visualizo sola sin mi compañero de 36 años de casados… Bendito sea Dios, que siempre está a mi lado mi esposo.


Marzo
  Marzo 3, es viernes y hoy salimos en la noche a la ciudad de Gómez Palacios Dgo. Al llegar, por la mañana, iremos por nuestros paquetes de inscripción, después a la casa de los familiares donde pasaremos esa noche y el domingo 5 de marzo a las 5 de la mañana hay que estar listos para ir donde inicia el maratón.

Marzo 5, son las 6 de la mañana, estamos en la salida del maratón, es un mar de gente, corredores calentando, otros como yo haciendo línea para entrar al baño… son los nervios, siempre me pasa, así siento la necesidad de ir al baño… Vemos a unos amigos que también vinieron de Ciudad Juárez a correr. Son las 6:30, dan el balazo de salida para los corredores de élite, inicia la gran fiesta, hay luces de bengala al momento en que ellos salen corriendo, y papelitos de colores al aire, ahora a las 7:00 nosotros vamos a formarnos a la línea de salida y ya solo es cuestión de esperar unos minutos para arrancar. Qué emoción siento, la boca la tengo reseca, quiero ir al baño otra vez pero ya no puedo salir de la línea. Al fin anuncian que se dará el balazo de salida y arrancamos, pero con tantos corredores que los primeros metros casi como medio kilómetro es de caminata, no se puede ni trotar de tanta gente, hay que esperar a que se despeje para tomar nuestro ritmo. Hay muchos espectadores que están viendo la salida, fueron a apoyar a sus familiares, a sus amigos les gritan, les hablan les dicen que suerte y... bueno, yo casi con un nudo en la garganta y pues con mi esposo a mi lado empezamos mi primer maratón… cómo me hubiera gustado que mi familia estuviera aquí.

Iniciamos a un ritmo de 6:30 por km, como se había planeado, es más, vamos a un ritmo de 6 minutos por kilómetro, cada 2 km nos dan agua y Powerade. En los primeros 10 km llevamos una hora, son las 8:30 empieza a salir fuerte el sol. Hay mucha gente durante el trayecto y vamos en el km 15, veo un sanitario portátil y que me meto… Bueno, seguimos corriendo, llegamos al km 20, me siento muy bien, nos han dado esponjas con agua, dulces, chocolates, agua, mucho agua y hasta soda nos ofrecen… Seguimos corriendo, vamos pasando a corredores… eso me llena de alegría, veo a familiares de corredores esperando verlos pasar y con mantas, carteles, gritos les apoyan. Yo en mi camiseta en la espalda le puse Ciudad Juárez, Chihuahua, bien orgullosa de estar representando a mi ciudad, y me gritan: “Arriba los de Juárez”, yo levanto un brazo en señal de agradecimiento a su apoyo.

Es el km 30, esperaba con ansia estar en este kilómetro para ver que tan cierto es que a esa distancia uno siente el famoso muro, dicen que se siente uno desfallecer, que los calambres son insoportables, y yo y mi esposo seguimos como si nada, muy bien, para esto nos entrenamos… Ya estamos sobre el km 35 aquí siento unos calambres en el chamorro, pero pasa de rápido y, ojo, siento que una uña del pie ya se puso morada, no le hago mucho caso, así que vamos, vamos y seguimos pasando corredores que ya se ve muy cansada, unos ya van caminando, otros con unos calambres que hasta arrastran los pies.

Llegamos al km 40, mentalmente ya está uno en la meta, sólo faltan 2 km y 195 metros y el triunfo es nuestro. La gente en la meta es arrolladora, bastantes personas apoyando y gritando con porras por haber terminado el recorrido, al fin veo con un nudo en la garganta donde dice “META”, qué maravilla, qué emoción, mi esposo a mi lado voltea y me dice lleno de amor:”Lo hiciste. ¿Ves cómo sí se pudo”. Cierro los ojos y doy gracias a Papá Dios por permitir terminar mi carrera y, sintiéndome tan bien, en eso llega un corredor con una bandera delante de nosotros, yo trato de esquivarlo porque quiero al momento de llegar a la meta levantar los brazos en señal de triunfo y así de esa forma decir soy una campeona, lo logré y así fue alzo los brazos y mi esposo también. El cronómetro marca 4:33:03 y en el chip 4:31:26 Mi emoción es tremenda, le doy gracias a Papá Dios por haberme permitido correr mi primer maratón... Le doy gracias a mi esposo por apoyarme durante los 42 kilómetros.

Al poner las listas de resultados pregunto por qué no aparece mi nombre en el tiempo que hice, y me dice un organizador, muy amable, que fue a preguntar a los jueces y extraoficialmente quedé en tercer lugar en categoría, así que espero que se lleve a cabo la premiación y al nombrar la categoría femenil de 55 a 59 años, la cara se me llena de alegría, mi cuerpo siente un recorrer de emociones, al escuchar mi nombre y dicen: en tercer lugar Maria del Socorro Núñez Domínguez, subo al podium, qué momentos, tan llenos de vida, cómo me hubiera gustado que mis hijos estuvieran en este lugar, bueno, hasta mi esposo que me acompañó en todo el recorrido, por un motivo ajeno a su voluntad, no estuvo allí presente en esa premiación, mas siento cómo su alma está a mi lado y sonriendo recibo mi premio con mucha alegría, Bendito seas Padre Dios por permitir terminar mi PRIMER MARATÓN.







Lutaj - Diseño Web