Se disputó el pasado 25 de agosto el VIII Cross Popular Minero 2012, en el Pueblo de El Llano del Beal, situado en la Comarca de Cartagena. Un lugar castigado por el abuso en otros tiempos de la actividad de la minería y en el cual sus habitantes se vuelcan en este tipo de eventos, que atraen a él a las gentes del deporte popular, que de esta manera tienen la posibilidad de conocer su historia y sus paisajes tan peculiares.

Son ya algunas ediciones de este Cross, y la verdad sea dicha, el entusiasmo y las ganas de sus organizadores por superarse año tras año, es algo fácilmente palpable bajo mi punto de vista cada vez que participo. Y ya son varios años. En esta edición nos presentaron algo distinto, y al decir esto quiero referirme tanto a los anteriores años, como a la intención de plantear una carrera distinta a las demás de la zona en estos días estivales. La organización es buena y mejora cada año. Como ya he dicho se percibe. Siempre hay algo nuevo que supera lo anterior.

La prueba salta a la vista que pretende acercar la carrera de montaña al corredor popular que no la conoce. Me permito definir esta prueba como una prueba de montaña en pequeño. Su distancia (casi 7.000 metros), su relativa dureza, con terreno casi al cien por cien de tierra y piedra, sus pendientes, subidas, bajadas, toboganes, ramblas y el paso por alguna zona de vegetación, así me lo hacen pensar. De hecho no aconsejo correrla con zapatilla de asfalto.

Los primeros 4.000 metros hay que tomárselos con calma, porque son los más exigentes y el exceso pasa factura. Tras ellos la prueba se hace muy amena con bajadas prolongadas que te llevan a una parte final muy variada, donde el término cross está perfectamente definido.

La prueba absoluta estaba limitada a 550 dorsales, los cuales se agotaron días antes. De ellos 515 entraron en meta. El ganador masculino fue Ángel Pueyo del Club Runtritón con un tiempo de 24:55 y la ganadora femenina Inmaculada Tonda del CEX Cartagena con 31:21. El club más numeroso fue el Marathon Cartagena.

  

Mucha participación infantil, con numerosas carreras menores para todas las edades. Siempre ha tenido claro la Organización el fomento del deporte en los niños. Participaron un total de 299 desde la categoría de Chupetín hasta Infantil.

Abundante bolsa del corredor con numerosos artículos de farmacia. Correcta camiseta técnica, avituallamiento de agua en carrera y degustación de bebida, fruta y comida en meta, que se prolongó bastante aún tras la finalización de la prueba. Todo esto por una cuota de inscripción que considero correcta (8 euros).

Con ánimo constructivo y porque la perfección es muy difícil, comentar que al paso por el avituallamiento de agua de los corredores finales no quedaba y que alguien también se quedó sin su camiseta técnica. La Organización me expresa su pesar aunque no tiene explicación al respecto porque dicen que las previsiones de ambas cosas estaban hechas.

A destacar este año uno de esos gestos emocionantes que engrandecen nuestro deporte y demuestran la enorme talla deportiva y humana de la persona. Hablamos de Alfonso Gudiño, excelente atleta y mejor persona, que ha realizado toda la carrera en las posiciones de cabeza y cuando estaba llegando al final de la carrera se percató de que había adelantado al atleta que le precedía porque éste se había despistado y salido del recorrido, al aproximarse Alfonso a meta con ventaja suficiente para terminar 5º de la general y tercero de su categoría, se volvió para atrás, se frenó y dándole la mano le invitó a pasar delante, cediéndole el puesto y el pódium. Un gesto poco habitual y muy deportivo que define mejor que nuestras palabras la categoría de este corredor. El Cross Minero se siente orgulloso de tener entre nuestros participantes y amigos a este campeón.

También hay que destacar la participación de Enrique Ros, atleta invidente que nos ha vuelto a mostrar su valentía y sencillez, realizando nuestro exigente recorrido en un tiempo de 5'5" mejorando en 18" su registro del año anterior.

En definitiva carrera muy recomendable, con buena organización y sobre todo con MUCHA ILUSIÓN. Enhorabuena a Juan Ernesto Peña y a sus colaboradores. HASTA EL AÑO QUE VIENE.


Álvaro Martínez Caparrós
28 de Agosto de 2012






Déjanos tu comentario sobre este artículo:

NOMBRE  FECHA  TEXTO




Nombre:          

Email:              


Comentario:


El envío de este formulario implica la aceptación de nuestra política de privacidad.
Los datos facilitados son responsabilidad de la persona que los transmite.