Entrenamiento enfocado a otras actividades ajenas a las carreras

Se podría decir que todo el mundo ya es consciente de los beneficios de correr para la salud, y sobra mencionar la importancia de una buena planificación para los amantes de las competiciones, tanto para quienes se dedican a ellas a nivel profesional como quienes lo hacen en carreras populares. Por todo ello, en este sitio se puede encontrar una amplia variedad de entrenamientos enfocados a este tipo de usuarios, pero en esta ocasión vamos a hacer un repaso de los beneficios de este tipo de entrenamientos para los deportes mentales.


Algunas de las que en general se han venido considerando como actividades sedentarias y casi exclusivamente de ocio han ido profesionalizándose en los últimos tiempos, y hoy en día recurren a todo tipo de medios para lograr cualquier ventaja que puedan obtener de cara a su desarrollo. Este puede ser el caso de los e-sports, el ajedrez o el póker, los dos últimos actualmente aceptados por la IMSA (International Mind Sports Association) como deportes mentales.


Si nos fijamos en este tipo de deportes en la alta competición, nos damos cuenta de que atrás quedan los estereotipos de jugadores con una vida desordenada y un físico descuidado por tantas horas sentados frente a una mesa o una pantalla de ordenador, para dejar paso a profesionales con un elevado sentido de la disciplina y que en gran medida cuidan al detalle su alimentación y su estado de forma. De este modo es fácil deducir que en su preparación, entre otras cosas, hayan encontrado un excelente compañero en el running.


Aunque este deporte no es el único que introducen en su entrenamiento este tipo de deportistas (ciclismo, tenis, pádel, squash, natación, etc… también son relativamente habituales) sí que es uno de los que mejor se ajustan al día a día de un jugador, ya que no siempre dispone de los medios y las infraestructuras necesarias para practicar los demás. Salir a correr se puede hacer prácticamente en cualquier momento y lugar con unas simples zapatillas. A partir de ahí, la dificultad del programa de entrenamiento se suele ajustar en función al tiempo disponible para dedicarle y a la resistencia del deportista. Una vez que se crea una rutina, cada cual ya se fija sus objetivos; media hora puede ser más que suficiente para algunas personas, mientras que otros ya más exigentes optan por un entrenamiento enfocado a distancias de fondo.


Por lo que se refiere al plano físico, el simple hecho de correr ya es altamente beneficioso para el bienestar corporal. La liberación de endorfinas y serotonina que se produce contribuye a regular la ansiedad y el ciclo del sueño, dos agentes determinantes en la actividad de un deportista de este tipo. A su vez también tiene un impacto directo en el aspecto psicológico, ya que el aumento en la oxigenación del cuerpo y más concretamente del cerebro mejora la capacidad de pensar y tomar decisiones.


Para este tipo de actividades no es conveniente elevar demasiado los retos de entrenamiento al principio, ya que los resultados positivos se suelen percibir con relativa rapidez y una fatiga excesiva puede llegar a ser contraproducente para el objetivo impuesto, aunque es cierto que la eficacia en los resultados "engancha" a muchos de estos deportistas a la hora de incrementar su práctica. No es extraño ver actualmente a más de uno de ellos compitiendo en pruebas populares de atletismo o triatlón.


De cualquier modo, el running es una actividad altamente satisfactoria sobre todo en personas que se dedican a los deportes mentales de manera profesional. No hay que perder de vista las jornadas maratonianas que habitualmente realizan estas personas en su deporte y que en muchas ocasiones superan las 8 ó 9 horas de juego. No en vano el profesor de neurología de la Universidad de Stanford en California, Robert Sapolsky, asegura en uno de sus estudios que un gran maestro de ajedrez llega a consumir entre 6.000 y 7.000 calorías diarias durante la competición, lo que no deja duda de la necesidad de una buena preparación física.



>