DOLOR DE FLATO EN CORREDORES

Todos lo hemos padecido alguna vez, aunque es más frecuente en deportistas noveles. Es un dolor agudo que se localiza entre el abdomen y el pecho, muy problablemente en el diafragma. Hay teorías que intentan explicar por qué se produce:
- Los ligamentos que unen el estómago con el diafragma tiran hacia abajo por las oscilaciones de la carrera.
- Por la continua fricción o golpeteo que sufre el diafragma por los órganos abdominales durante el ejercicio intenso.
- Por comer o beber demasiado.
- Deshidratación.
- Esfuerzo excesivo.
- Falta de oxígeno en la zona afectada.
- Baja condición física.
- Falta de coordinación de la respiración.
- Estreñimineto, gases, mala digestión...
- Estrés.

Quizás no se deba a una sola causa, sino que intervengan varios factores, la teoría más aceptada es que el diafragma es afectado por falta oxígeno. También se cree que es un aviso del bazo antes de inflamarse para que reduzcamos la intensidad del ejercicio. No es fácil conocer el comienzo de esta molestia y no suele ser necesario pararse, con bajar el ritmo es suficiente, flexionarse levemente hacia adelante y presionar, masajeando la zona dolorosa, respirando muy profundamente. En la mayoría de los casos da resultado y a los pocos minutos podrás continuar sin problemas.
  Lógicamente, si te da el dolor de flato mientras estás entrenando, lo más sensato es detenerse hasta recuperarse, no tiene sentido ni es conveniente hacer esfuerzos mientras se tiene el dolor.

Aconsejamos que te asegures que corres dentro de tus ritmos en tus entrenamientos. En la carrera, aunque solemos exigirnos más, corre conscientemente.
  La alimentación de antes de entrenar o competir es importante, no la descuides, pero tampoco hagas excesos LINK desayunos.php LINK Si es posible, conviene que hayan pasado unas dos horas desde que tomaste lo último y que te hidrates bien antes de comenzar (sin excederse). También te puede servir el que anotes las circunstancias en las que se te produce el flato en caso de ser muy repetitivo (tipo de entrenamiento, comidas realizadas, bebidas...), pues de ese modo podrás encontrar la causa que te lo produce.




ARTÍCULOS RELACIONADOS:

- Lesiones más frecuentes.
- Mejorar la respiración.
- Cómo recuperar tras una lesión.