El masaje

Un sistema de acciones mecánicas, efectuadas sobre la superficie del cuerpo, que tienen la finalidad de eliminar eventuales limitaciones de las funciones biológicas del cuerpo humano y de aumentar las capacidades físicas e intelectuales de la persona. Ésta es la definición correcta del término “masaje”. Puede ser practicado mediante acciones de fricción, rozamiento, vibración, producidas con las manos o con instrumentos adecuados.


El efecto sobre la piel.
El primer órgano que reacciona al masaje es la piel. Masajeándola, se estimula el sistema nervioso central, se eliminan las células muertas, aumenta la transpiración y mejora la circulación. El masaje estimula además la formación de sustancias químicas activas que se difunden en todo el organismo influenciándolo positivamente. Al mismo tiempo, gracias al masaje aumenta la tonificación de los músculos, haciendo que la piel sea más elástica y lisa. El incremento de la temperatura superficial producido por el masaje, pues, produce una agradable sensación de alivio, favoreciendo en algunos casos la disminución de dolores locales.


Masaje

El efecto del masaje sobre la circulación sanguínea.
La acción del masaje determina una dilatación de los vasos sanguíneos, cuya capacidad resulta así aumentada, incrementando contextualmente la circulación sanguínea. La mayor vascularización determina además una mayor oxigenación de los tejidos. Aumenta por lo tanto el metabolismo de los tejidos y se crean condiciones favorables para la eliminación de los catabolitos orgánicos.


El efecto del masaje sobre el sistema nervioso.
El efecto del masaje sobre el sistema nervioso depende de la modalidad de aplicación: algunos movimientos, como por ejemplo la sacudida y la percusión, provocan excitación e irritación, mientras que otros, como el rozamiento, el estiramiento y la fricción, tienen un efecto relajante. Sea cual sea la técnica utilizada, el masaje juega un papel fundamental en la reducción del dolor muscular post-esfuerzo.


El efecto sobre los músculos.
El masaje estimula la actividad eléctrica en las fibras musculares, favoreciendo la oxigenación y la recuperación del músculo y ayudando a restablecer el tono muscular después de esfuerzos físicos importantes. La acción del masaje, además, mejora la elasticidad de los músculos y brinda a las articulaciones mayor movilidad.


Articulo cedido por: Ozone Elite Perú (www.ozonelite.pe)





ARTÍCULOS RELACIONADOS:
- La sobrecarga muscular.
- Lesiones, tipos y cómo evitarlas.