DE ROMPERME EL TENDÓN DE AQUILES A MI PRIMER MARATÓN

Hola. Mi nombre es Elías Cano, tengo 45 años y mi historia no es otra que haber cumplido un sueño a base de esfuerzo y sacrificio.


En Marzo de 2013 me operaron de una rotura total del tendón de Aquiles del pie izquierdo. Después de 40 días de escayola, rehabilitación diaria, aprender a caminar de nuevo, y tras cuatro meses largos e infinitos, volví a valerme por mi mismo. El médico me dijo que la mejor forma de rehabilitar el tendón era corriendo. Dicho y hecho. Empecé poco a poco, alternando andar y correr, no más de una hora. La casualidad hizo que llegara a mis manos un dorsal de una carrera popular de un familiar que no podía ir a última hora y me lo regaló. Eso fue en Marzo de 2014. Mi primera carrera, 5 km. Me gustó y me enganché. Siempre que podía me apuntaba a una carrera popular, y a otra, siempre de pocos kilómetros (no más de 10) hasta que en Enero de 2015 corrí mi primera media maratón en Sevilla. Mi único objetivo era acabarla y poder superarme día a día, km a km....


Después vino la Media de Málaga, y otras tres medias más, hasta que me dije: "¿Y por qué no un maratón? ¿Qué puedo perder? Me apunté a un gym para fortalecer y tonificar mis músculos y llegó a mis manos un plan de entrenos de catorce semanas para preparar un maratón, sin ningún objetivo de tiempos, sólo acabarla. Marqué en el calendario el Zurich Maraton de Sevilla 2016 y me puse manos a la obra, siendo más o menos constante en los entrenos, pero preparando más la mente que las piernas.


Y el pasado 21 de Febrero llegó el día. Todo preparado la noche antes. Dormí mal, deseando que amaneciera. Ya en la línea de salida mucho más tranquilo, pensaba que era una carrera más, pero un poco más larga. Mi mente empezaba a trabajar. Mi técnica siempre es contar los kms que llevo, nunca los que me faltan. Hasta el km 32 sin problemas. A partir de ahí empecé a tirar más de mente que de piernas. Empezaron los calambres y los amagos de tirones. Los últimos 4 km se me hicieron muy duros, pero otra vez mi mente entrenada volvió a actuar. Visualicé la imagen del Estadio Olímpico de Sevilla, todos mis sacrificios, mi familia esperando en la meta... No podía fallar. Y no fallé!!


Cruzar esa línea de meta ha sido una de las sensaciones más maravillosas de mi vida. Cerca de 5 horas pero lo había conseguido. Me sentía igual de campeón que el primero que llegó hacia casi 3 horas.


Se puede correr un maratón habiendo corrido como máximo 21 km seguidos, os lo aseguro, pero entrenándote, sacrificándote, esforzándote... Si yo he podido, tú también puedes, te lo garantizó. Casi todo está en tu mente, más que en tus piernas.


Ya estoy pensando cuál será mi segundo maratón.



Elias Cano Mediano - Zurich Maratón de Sevilla Febrero 2016


Octubre 2015