Economía de carrera

Economía de carrera

¿Has visto esos corredores que parece que no pisan el suelo? Sus movimientos son tan suaves que parece que flotan o apenas tocan el suelo.


Para conseguir ahorrar energía al correr es indispensable tener una buena técnica, hay que economizar los movimientos y que el esfuerzo que realizamos sea lo más efectivo posible. Es decir, que consigamos mucho rendimiento con el menor esfuerzo posible.


La postura del cuerpo debe ser correcta, erguida, con una mínima inclinación hacia adelante y la vista al frente, así evitaremos sobrecargas.


La zancada debe ser la justa, levantando el pie lo necesario para avanzar, sin dar grandes saltos ni "zapatazos", manteniendo una cadencia cómoda con ritmo constante en nuestro ciclo de pisadas.


Los brazos estabilizan el cuerpo al correr, mantenlos pegados al tronco, con las manos relajadas. No des braceos innecesarios o exagerados, los brazos nunca deben cruzar por delante del cuerpo, sino que deben ir paralelos entre ellos.


La respiración es fundamental, hay que concentrarse en ella realizando ritmos, por ejemplo, de 2-2, esto es realizar dos zancadas, derecha e izquierda, acompasadas con la inspiración y exhalación. Cada cual debe llevar su propio ritmo, 3-3, 2-3... Lo importante es que se realice de modo cómodo y que permita correr sin notar falta de aire al menos durante veinte minutos. Si es preciso se debe reducir el ritmo hasta lo necesario.






ARTÍCULOS RELACIONADOS:

- Cuida tu estilo al correr.
- Importancia de un buen braceo.