Consejos podológicos

Consejos podológicos


Antes de la carrera

- Al menos una semana antes de la prueba conviene hidratar la piel con alguna crema o loción que contenga urea, una aplicación después del baño o la ducha si tienes la piel seca.

- Si, por el contrario tienes mucha sudoración, entonces debemos neutralizar ese exceso algunos polvos de los que se deben en farmacias y comercios, entre pie y calcetín, y calcetín y zapatilla deportiva.
- Córtate las uñas en recto, bien cortas, evitando aristas que puedan dañarte los dedos contiguos, limando bien los bordes.
- Si tienes callos, durezas, ampollas, hongos, papilomas, etc, conviene que te pongas en manos de un podólogo que te revise el pie y lo deje en las mejores condiciones para afrontar la prueba.

Consejos podológicos

El día de la carrera

- No hagas ningún experimento, utiliza los calcetines y zapatillas con las que vengas entrenando habitualmente.
- La humedad y el calor aumentan la posibilidad de aparición de ampollas.
- Utiliza calcetines tipo coolmax que permiten la expulsión del sudor (sin costuras).
- Colócate apósitos hidrocoloides (tipo Compeed, Urgo) en zonas de roce, previene la aparición de ampollas.
- Durante la carrera las lesiones más frecuentes serán las ampollas, uñas encarnadas y hemorragias bajo las uñas, si padeces alguna de ellas, confía en el podólogo para cuidar tus pies.

Después de la carrera

El pie, como el resto del cuerpo, ha sufrido un desgaste importante. Pero ahora es el momento de descansar, sumerge tus piernas en agua fría durante algunos minutos, sigue hidratándote y échate una siesta reparadora, si puedes ponte en manos de un fisioterapeuta y date un buen masaje.

El corredor de fondo somete su aparato locomotor a un estrés importante por la reiteración del gesto deportivo lo cual puede conducir a sobrecargas y lesiones, a menudo latosas y que complican la práctica de tu deporte favorito. Es por tanto fundamental la elección de un correcto calzado que se adecue a tus necesidades, y la realización de un estudio de la pisada para detectar posibles alteraciones estructurales de tu aparato locomotor y prevenir la aparición de lesiones y mejorar tu rendimiento deportivo.

Resumen:

  • No experimentes con nuevas zapatillas. Utiliza las mismas con las que entrenas habitualmente las semanas previas a la carrera.
  • Utiliza calcetines de algodón y en caso de que tengan costuras, éstas hacia fuera.
  • Colócate apósitos preventivos en zona de roce. Previenen la aparición de ampollas. El podólogo te aconsejará los más adecuados a tus características.
  • Si tienes la piel seca conviene hidratar mediante cremas específicas.
  • Si tienes exceso de sudoración en los pies debes neutralizarlo mediante polvos específicos, aplicándolos en pies, calcetín y zapatillas.
  • Córtate las uñas rectas en días previos a la maratón evitando aristas que pueden dañar los dedos contiguos.
  • Si tienes alguna patología en el pie (piel, uñas, articulaciones, ligamentos...) es imprescindible que te pongas en manos de un podólogo que revise los pies y los deje en las mejores condiciones posibles para afrontar la prueba.

  • Las ampollas, las uñas encarnadas y los hematomas subungueales son las lesiones más frecuentes post maratones.
  • Las ampollas, si duelen, se deben drenar de forma aséptica. NUNCA quitar la piel protectora, y aplicar antiséptico cambiando de apósito antiadherente.
  • “ICE IS NICE” El agua fría será tu mejor aliado tras la carrera para desinflamar, relajar y refrescar diferentes estructuras de tus pies.



ARTÍCULOS RELACIONADOS:
- La lesión más común del corredor.
- Cuidado de los pies.